Lic. Laura Siniscalchi Psicologa

La Clínica Y Sus Modificaciones (2da Parte)

La Clínica Y Sus Modificaciones (2da Parte)

Y aquí encontramos lo que Bachelard llamará una ruptura epistemológica, un cambio claro de objeto de estudio, cambio imbricado en el modo de construir de la ciencia, ya que ningún concepto adviene ajeno al marco teórico.

Todo concepto, dice Bachelard, va a estar atado a un problema que en definitiva es un interrogante, y en el marco de ese problema se configura el objeto de estudio de una ciencia determinada. Y así es como la ciencia médica descubre lo que quiere descubrir y sólo hay una demostración en la mostración del paciente.

La medicina no deja ver lo verdadero esencial bajo la individualidad sensible; sólo está ante la tarea de percibir, y con la intrusión del pensamiento probabilístico renovó este principio ampliamente, y así la certeza médica -dice Foucault- no se construye a partir de la “individualidad completamente observada”, sino de una “multiplicidad enteramente recorrida de hechos individuales”.

A pesar de tanta observación y de tanta estadística, la mirada clínica se encuentra con el problema de no poder capturar la naturaleza de los síntomas.

El fenómeno, es decir el efecto de percepción, está posibilitado por la esencia; este empirismo a ultranza de la medicina cree que si plantea bien el fenómeno (el conjunto de síntomas) podría capturar la esencia; cuanto más asépticamente, más “limpiamente” lo recorto, mejor podré llegar a la esencia de la enfermedad. Es decir que la percepción puede capturar la esencia a través del fenómeno. Así desemboca en una clasificación sistemática. Esto implicaría decir que clasificación de lo que se ve es captar la esencia. Y aquí es donde el empirismo encubre su idealismo.

Llegamos así a una cuestión interesante: la relación entre “método” y “hecho”. La observación como método es a su vez una teoría que nos dice qué podemos observar y qué no; una teoría que se niega a investigar nada que no sea “relaciones entre hechos” de la observación.

Hay un rechazo a toda explicación de tipo prepositiva, términos como intención, finalidad o deseo son absolutamente desterrados, y es el mismo método quien así lo determina, ya que en sí mismos (no así en sus efectos) los términos mencionados son “no observables”.

(2da. Parte) Laura Siniscalchi

Exit mobile version